lunes, 12 de marzo de 2007

El diccionario del diablo



Quien como Ambrose Bierce escogió en este Diccionario burlarse de todos y de todo, se ríe en primer lugar de sí mismo. De la gran farsa. Animado por un humor negro que no por inteligente deja de ser a veces políticamente incorrecto, rayando en la frontera de las verdades incómodas, describe sin piedad un mundo que no siempre lo trató bien, las críticas mordaces dejan en alguna ocasión ver una vena anarquista (chequen si no su definición de Desobedecer), en cambio, la clase de Geología que nos da el Profr. Bierce es simplemente delirante, para dejar paso en otros momentos a la voz del poeta (ver Juventud).

Norteamericano nacido en 1842 dentro de una familia de agricultores, a los diecinueve años peleó con el ejército de la Unión en la Guerra de Secesión, pero ese espectáculo sólo serviría para que aumentara su desconfianza hacia la raza humana. Con todo y eso, se las ingenió para hacerse de una familia y sobrevivir en trabajos diversos, sobre todo el periodismo. A los 71 años, poco después de haber escrito en una carta: "¡Ah! Desaparecer en una guerra civil ¡qué envidiable eutanasia!", se unió a las tropas de Pancho Villa y se esfumó, no se sabe ni cómo ni cuándo, dejando entre una amplia cantidad de obras, este Diccionario maldito que espero que disfruten.



EL DICCIONARIO DEL DIABLO


ALTAR.
Sitio donde antiguamente el sacerdote arrancaba, con fines adivinatorios, el intestino de la víctima sacrificial y cocinaba su carne para los dioses. En la actualidad, el término se usa raramente, salvo para aludir al sacrificio de su tranquilidad y su libertad que realizan dos tontos de sexo opuesto.


BRAHMA.
Creador de los hindúes, que son preservados por Vishnú y destruídos por Shiva; división del trabajo más prolija que la que encontramos en las divinidades de otras naciones.


CANDIDATEAR.
Someter a alguien al más elevado impuesto político. Proponer una persona adecuada para que sea enlodada y abucheada por la oposición.


CEREBRO.
Aparato con que pensamos que pensamos. Lo que distingue al hombre contento, con "ser" algo del que quiere "hacer" algo. En nuestra civilización y bajo nuestra forma republicana de gobierno, el cerebro es tan apreciado que se recompensa a quien lo posee eximiéndolo de las preocupaciones del poder.


CONVERSACIÓN.
Feria donde se exhibe la mercancía mental menuda, y donde cada exhibidor está demasiado preocupado en arreglar sus artículos como para observar los del vecino.


CORONACIÓN.
Ceremonia de investir a un soberano con los signos externos y visibles de su derecho divino a ser volado hasta el cielo por una bomba.


DESOBEDECER.
Celebrar con una ceremonia apropiada la madurez de una orden.


DÍA.
Período de veinticuatro horas en su mayor parte desperdiciado.


DICCIONARIO.
Perverso artificio que paraliza el crecimiento de una lengua además de quitarle soltura y elasticidad. El presente diccionario, sin embargo, es una obra útil.


ESCRITURAS.
Los sagrados libros de nuestra santa religión, por oposición a los escritos falsos y profanos en que se fundan todas las otras religiones.


FERROCARRIL.
El principal entre los medios mecánicos que nos permiten alejarnos de donde estamos hacia donde no estaremos mejor. El optimista lo prefiere por su rapidez.


FRONTERA.
En geografía política, línea imaginaria entre dos naciones que separa los derechos imaginarios de una, de los derechos imaginarios de la otra.


GEOLOGÍA.
Las formaciones geológicas del planeta ya observadas son: el Primario, o inferior, que está formado por rocas, huesos de mulas empantanadas, cañerías de gas, herramientas de mineros, viejas estatuas desnarigadas, doblones y antepasados. El Secundario está constituido principalmente por gusanos colorados y topos. El Terciario comprende vías férreas, pavimentos, hierbas, víboras, botines enmohecidos, botellas de cerveza, latas de tomates, ciudadanos intoxicados, basura, anarquistas e imbéciles.


IGNORANTE. Persona desprovista de ciertos conocimientos que usted posee, y sabedora de otras cosas que usted ignora.

INTEMPERIE.
Lugar donde ningún gobierno ha podido cobrar impuestos. Su función proncipal es inspirar a los poetas.


JUVENTUD.
Período de los Posible, cuando Arquímedes encuentra un punto de apoyo. Casandra tiene quien la escuche y siete ciudades compiten por el honor de mantener a un Homero viviente.


LOCO.
Dícese de quien está afectado de un alto nivel de independencia intelectual; del que no se conforma a las normas de pensamiento, lenguaje y acción que los conformantes han establecido observándose a sí mismos; del que no está de acuerdo con la mayoría; en suma, de todo lo que es inusitado. Vale la pena señalar que una persona es declarada loca por funcionarios carentes de pruebas de su propia cordura.


MAMÍFEROS. Familia de vertebrados cuyas hembras, en estado natural, amamantan a su cría, pero cuando se vuelven civilizadas e inteligentes la dan a la nodriza o usan el biberón.

MONOSILÁBICO.
Dícese del idioma compuesto de palabras de una sola sílaba, para uso de bebés literarios que nunca se cansan de expresar, mediante un adecuado
gugu, el placer que les causa ese alimento insípido. Las palabras monosilábicas son por lo común sajonas, es decir el idioma de un pueblo bárbaro, desprovisto de ideas que sólo puede experimentar sentimientos y emociones elementales.

MUERTO.
Dícese de lo que ha concluido el trabajo de respirar; de lo que ha acabado para todo el mundo; de lo que ha llevado hasta el fin una enloquecida carrera; y de lo que al alcanzar la meta de oro, ha descubierto que era un simple agujero.


NACIMIENTO.
Primero y más terrible de todos los desastres.


NIÑEZ. Período de la vida humana intermedio entre la idiotez de la primera infancia y la locura de la juventud, a dos pasos del pecado de la adultez, y a tres del remordimiento de la ancianidad.

OCÉANO. Extensión acuática que ocupa dos tercios del mundo hecho para el hombre, que casualmente carece de branquias.

OCIOSIDAD.
Granja modelo donde el diablo experimenta las semillas de nuevos pecados y promueve el crecimiento de los vicios básicos.


PEATÓN. Para un automóvil, parte movediza (y audible) del camino.

PEREZA.
Injustificada dignidad de modales en una persona de baja categoría.


POLÍTICO.
Anguila en el fango primigenio sobre el que se erige la superestructura de la sociedad organizada.


PRESENTABLE.
Abominablemente ataviado según la moda del lugar y la época. En Boorioboola Gha un hombre está presentable en ocasiones de gala si lleva el abdomen pintado de azul brillante y usa una cola de vaca; en Nueva York puede, si lo desea, prescindir de la pintura, pero al caer la noche debe llevar dos colas hechas de lana de oveja y teñidas de negro.


RESPONSABILIDAD.
Carga desmontable que se traspasa fácilmente a las espaldas de Dios, el Destino, la Fortuna, la Suerte, o el vecino. Los aficionados a la astrología suelen descargarla en una estrella.


SAQUEAR.
Tomar la propiedad de otro sin observar las reticencias decentes y acostrumbradas del robo. Efectuar un cambio de propiedad con la cándida concomitancia de una banda militar. Apoderarse de los bienes de A y B, mientras C lamenta la oportunidad perdida.


TACAÑO.
El que indebidamente quiere conservar lo que muchas personas meritorias aspiran a obtener.


TENEDOR.
Instrumento usado principalmente para llevarse animales muertos a la boca.


TUMBA.
Pabellón de la Indiferencia. Actualmente el consenso general inviste a las tumbas de cierta santidad, pero cuando han estado ocupadas mucho tiempo, no se considera pecado abrirlas y saquearlas; el famoso egiptólogo docot Huggyns explica que una tumba puede ser inocentemente "visitada" cuando su ocupante ha terminado de oler, pues eso significa que ha exhalado toda su alma. Esta razonable opinión es unánimemente aceptada por los arqueólogos y ha dignificado considerablemente la noble ciencia de la Curiosidad.


VIDA.
Especie de salmuera espiritual que preserva al cuerpo de la descomposición. Vivimos en diario temor de perderla; cuando se pierde, sin embargo, no se la echa de menos. La pregunta "¿Vale la pena vivir?" ha sido muy debatida, en particular por los que opinan que no; algunos de ellos escribieron extensos tratados en apoyo de esa idea y, gracias a un minucioso cuidado de su salud, disfrutaron durante muchos años los honores de una exitosa controversia.

2 comentarios:

YOU ARE A GHOST dijo...

Increible la negritud del humor de Bierce, ese disco es escencial para los amantes del humor mordaz y corrosivo, lo encontre hace ya bastantitos años en un remate, 50 pesos o algo asi, pero en si el libro vale muchos mas que muchos otros por ahi, saludos!

Alfredo dijo...

Muy buen blog.